Apple solicitó una patente sobre redes conectadas mediante RFID

Y lo hizo en septiembre de 2005, aunque hasta ahora no hayamos sabido de ella. En esta solicitud de patente Apple describe un sistema que podría simplificar la configuración de los mecanismos de conexión en redes inalámbricas.

La solicitud de patente, que ha sido hecha pública por la oficina de patentes de los EEUU, describe una red wifi en la cual cada punto de acceso tiene incorporado un lector de RFID mientras que cada equipo capaz de conectarse puede identificarse unívocamente con un chip RFID, facilitando la identificación en una red y permitiendo limitar el acceso (teóricamente) de modo mucho más sencillo (sólo para determinados chip RFID), ya que no requiere poner a punto ningún método de cifrado de conexión. Se supone que los chips RFID usados no tendrán más de 40cm de alcance (pero no me lo creo porque con 40cm no te podrías ni mover del punto de acceso, menuda mierda de wifi sería esa entonces).

De este modo las supuestas ventajas de este sistema serían dos: Simplificar la conexión en una red inalámbrica y aumentar la seguridad (dificultar acceso no autorizado) en una red WiFi, ya que el bajo uso de un protocolo de seguridad adecuado entre los usuarios de redes sin cable, especialmente entre hogares y usuarios de pequeñas oficinas, ha convertido en estas redes en un sistema bastante libre de conexión (con y sin permiso). Ellos escudan esta ventaja en el hecho de que la mayoría de usuarios desconoce cómo configurar una red de este tipo.

Hasta aquí ha venido la descripción de la noticia (rfid journal), ahora la cera. Vayamos por partes.

  • Dicen que esto simplifica la conexión a redes inalámbricas: Yo digo que es un complemento a las conexiones actuales que aumenta la posibilidad de controlar quién se conecta a qué. Eso puede ser bueno y malo. Pero como enlaza con lo segundo, luego entro al tema.
  • Dicen que el usuario promedio no sabe montar una red, y que ellos se lo simplifican y además se la protegen de accesos malintencionados: Yo digo que la solución es educar al usuario y enseñarle a montar esa red, y también que de nuevo aumenta la posiblidad de controlar quién se conecta a qué.

Así puestos no es tan extremadamente dramático, pero miremos en el contexto de otras actuaciones de Apple.

Por una parte, la que todo el mundo va a conocer, tenemos el tándem iPod-iTunes, demonio bicéfalo del DRM incompatible con todas las demás tiendas de música online que constituye un monopolio y que recientemente ha sido denunciado por la UE. ¿No podría una red de este tipo en la que el acceso se otorga vía RFID -unívoco- suponer un punto de fuerza para este candado? Yo pienso que una red de este tipo, controlada -además- por Apple sería letal para los derechos de todos, ya que si te impiden desde hardware la conexión con según qué otras personas/dispositivos quizá la transferencia de archivos se dificulta. Esta medida podría ser bien empleada (si llega a extenderse) para fortalecer la lucha contra el tráfico de contenidos sometidos a derechos de reproducción.

Ya casi hemos destapado la otra parte que quería comentar: Apple siempre ha apoyado la Trusted Computing y es miembro de la Trusted Computing Platform Alliance, cuyo engañadizo nombre oculta la asociación que pretende implantar el DRM y el control ya no desde software (como hacen las tiendas iTunes y Zune) sino desde hardware. Es mucho más peligrosa ya que el hardware mismo está al servicio del fabricante (que puede decidir qué aplicaciones se ejecutan y cuándo, o hasta cuando…). Vale que los ordenadores de Apple ya incluyen chips RFID, pero ¿introducir un chip RFID en el paso de conexión de la red no sería como meter la cabeza en la boca del lobo? Hasta ahora con ese chip pueden seguirte, pero al menos no se usa en el acceso a las redes y no se te vedan contenidos a priori, la red decide por sí misma. Limitando mediante RFID el uso de las redes le estarían dando a las discográficas y a Hollywood un motivo para confiar en ellos y en su tienda llena de restricciones digitales, pues compartir cosas podría llegar a ser difícil.

A mí, por mi parte, no me hacía falta nada para detestar a la compañía de la manzana -por su imagen de marca snob, por su DRM, por su cerrazón frente a la cultura libre- pero desde luego saber que están metidos con RFID y, más aún, el uso que pretenden darle ya es lo último que necesitaba.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

Submit a comment