¿Implantes de RFID para poder trabajar?

Esa parece ser la moda que viene. A dos empleados de CityWatcher, una compañía de seguridad estadounidense les han implantado un chip RFID que los identifica electrónicamente. Se trata, claro está, de los dos únicos empleados con acceso a la cámara acorazada y los chips son, como podéis imaginar, fabricados por VeriChip.

Es el primer caso de trabajadores estadounidenses que son identificados electrónicamente vía implantes de chips RFID subcutáneos.

Cada vez me gusta menos, pronto el que no quiera ponerse uno de esos implantes no podrá acceder al puesto de trabajo y me juego lo que sea a que además serán tratados como parias y sospechosos habituales… Y lo peor, todo lo malo se pega, ahora están allí pero llegarán, llegarán… Y espero que no nos pase como en el poema de Bertolt Bretch

Fuente: Financial Times
Vía: La opinión alternativa > George Monbiot.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

One Comment

Submit a comment