La UE defiende la neutralidad de la Red, pero con timidez

La UE avanza en la preservación y defensa de la neutralidad de la Red. Lo hace a través de una resolución adoptada por el europarlamento, que deberá ser ratificada en noviembre as is, esto es, sin que se pueda tocar ya ni una coma del texto aprobado.

En La Quadrature hablan de ello, donde lo consideran una resolución positiva, a pesar de que también advierten la presencia en el texto del mismo tipo de ambigüedad que permitirá bloqueos de tráfico en la Internet móvil, como sucede con la ley sobre neutralidad aprobada en los Estados Unidos y que entrará en vigor el mes próximo.

Yo me debato entre valorar positivamente lo adoptado para la Internet doméstica y la sombra que arroja lo que posiblemente vamos a perder en los servicios de movilidad, que claramente son el futuro.

En todo caso, asumiendo que el mes próximo se apruebe sin contratiempos, la neutralidad móvil queda penetrada de posibilidad y la doméstica un poco más a salvo. Esto haría de impedir la instauración de monopolios por parte de los fabricantes de hardware que aten el consumo de contenidos únicamente a un proveedor el gran reto para el tiempo por venir.

En La neutralidad de la Red, publicado hace ahora un año, ya decíamos que si la Red sirve para algo, es para que se cree ese sistema abundante de oferta y demanda que permite, por un lado, a más personas ganarse la vida y, por otro, a más personas recibir un mejor servicio a menor coste. En definitiva, lo que nos gusta de Internet es que permite más libertad para todos, y todo ello depende de la neutralidad.

La resolución del europarlamento habrá que tomarla con cautela y ver cómo se desenvuelve todo. Nos lo estamos jugando todo, también la redistribución de riqueza futura, en un debate al que se presta una atención ridícula mientras gran parte de las protestas que estos días surcan las grandes ciudades miran al dedo que apunta, en lugar de prestar atención a aquello que señala en el cielo. Es la Red lo que nos hará más prósperos.