Android y las vestiduras rasgadas

Últimamente veo cómo muchas personas se rasgan las vestiduras porque su teléfono Android viene cargado con software que no puede ser eliminado o que es de pago más allá del trial. En ese punto a mí no me importa si es Apple o el operador quien decide qué software me impone. El problema es que me alguien, quien sea, me impondrá un software. Al no ser un proyecto soportado por la comunidad, el intermediario (en este caso, los operadores) son los grandes beneficiarios de la licencia permisiva con la que Google libera el sistema. Los que se rasgan las vestiduras deberían ahora entender porqué muchos suspiramos por que MeeGo levante el vuelo: porque si quieres un móvil libre, ambos iOS y Android te suponen, en demasiados aspectos, un dolor de cabeza.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.