Yo-cuantificado

Se llama yo cuantificado al fenómeno –o movimiento– de monitorización del propio cuerpo o comportamiento recogiendo series de datos cuantitativos. A menudo se hace con el fin de mejorar la salud, cambiar el estilo de vida o aumentar la productividad personal. Por ejemplo, monitorizar la dieta con el fin de identificar cuáles son los alimentos que producen ciertos síntomas que la persona padece. O contar el tiempo que pasamos en cada web que visitamos para saber qué páginas son sumideros de productividad.

El yo cuantificado surge como movimiento a finales de la primera década del siglo XXI, con el auge de los móviles y diferentes sensores conectados a Internet que facilitaron enormemente la recogida de los datos.

Uno de los aspectos más delicados del yo cuantificado es la propiedad de los datos, pues la recogida de éstos a menudo sucede mediante servicios centralizados. Éstos no siempre permiten un acceso completamente libre de los usuarios a sus propios datos (por ejemplo para exportarlo en un formato estándar que haga fácil importarlo en otro sistema) ni el borrado de los mismos si el usuario así lo decidiese.

Más