Feedback

Feedback es un término inglés que equivale a realimentación o retroalimentación y tiene una importancia vital para evaluar y construir conocimiento tanto a nivel de la persona como a nivel de los sistemas sociales. Sin feedback es imposible avanzar, es imposible hacerlo mejor.

Feedback en una organización

Como vemos en la imagen de abajo, uno de los bucles de la realimentación incluye recoger datos de forma automática y sistemática, con máquinas. El otro bucle incluye reflexión y análisis, algo que sólo pueden hacer las personas.

Doble bucle de realimentacion-conocimiento, Nick Milton
Doble bucle de realimentacion-conocimiento, Nick Milton

Feedback para la persona

La persona también puede obtener feedback de sí misma tanto de datos duros (automonitorización o «yo cuantificado») como de otras personas y es deseable que lo obtenga de ambas formas.

Para avanzar, dependemos pues de que otras personas nos realimenten. Pero dar feedback no es fácil, ni mucho menos. Muchos lo confunden con el halago o la crítica. Estos son juicios personales, basadas en opiniones y emociones y transmiten, por lo general, información imprecisa y vaga. El feedback, para que funcione, ha de ser constructivo. El feedback constructivo es específico, es sobre un asunto concreto y está basado en la observación. Puede ser positivo, sobre algo bien hecho, o negativo, sobre algo que hay que mejorar.