Lo que la lucha contra las descargas nos enseña de cara al enfrentamiento entre ayuntamientos y AirBNB

AirBNB

Durante más de una década ha habido una lucha a desgaste contra el p2p y las descargas. Era (ya nadie habla de las descargas) común hacer chanzas: da igual que cierren una red, salen quinientas más. Pero ese enfoque se pierde parte de la foto: no era necesario cerrar las redes p2p al completo, les …

El Jueves sobre los atentados de París

El Jueves, sociedad de control (detalle)

No podía dejar de comentar por aquí la fenomenal portada de El Jueves que veo gracias a La Vigi. Esto resume rápida y gráficamente lo que hablábamos en nuestro post sobre la gestión política de los atentados de París de hace unos días, y nos devuelve de lleno al debate sobre La sociedad de control.

Navigo, el abono de transportes de París también lleva RFID

Navigo

Creo que no dije nada sobre este asunto pero hace unos meses estuve en París y entre los abono de transporte de que disponían había uno que ocupaba más vallas publicitarias que ninguno: Navigo.

Lo han adivinado, esta navigo es una tarjeta sin contacto, tarjeta inteligente o, más exactamente, tarjeta con RFID. Hasta aquí nada que no podamos encontrar en la Oyster Card de Londres o los abonos de transporte de Barcelona, Madrid o Málaga. Y ese es el problema: que estas tarjetas de control están ya en la mayoría de transportes públicos de nuestras ciudades. Nos las han impuesto, por cojones que diría si no fuera yo todo un caballero. Ah perdona… que ya se me ha escapado ;)

Con estas tarjetas nos prometen el sinfín de ventajas habitual (ahorro de colas, ahorro de colas, ahorro de colas… como si en el metro hubiera muchas colas para pasar los tornos, digo yo) y en París llegaban al extremo de reservar tornos de paso específicos para los usuarios de Navigo. ¿Ahorras tiempo? Sí, pero no debido a tu chip espía, sino a que tienes un torno reservado. ¿Sería esta situación la misma si todos usáramos esta tarjeta? Es evidente que no. El día que todos la usemos todos los tornos serán para todos y las ventajas se esfumarán dejando sólo las desventajas: el torno, la cola (que ya decimos que no es para tanto), la posibilidad de que cualquier persona del metro sepa quién eres y cómo te llamas, la posibilidad de que cualquier poder que controle el metro sepa exactamente en qué estación te encuentras, cada día a qué hora. ¿No da un poco de escalofríos? Ahora imaginen eso en manos de un régimen totalitario o de un terrorista.

Pssssss, necesitamos una ley de godwin para el terrorismo. Ya lo nombré sin querer :)

En fin, tarjetas RFID para todos. No dejen de ver la viñeta de David Farley que Acalpixca compartía con todos nosotros hace unos días.