El FBI pide puertas traseras en la web, ¿qué será del software libre?

Que los servicios de inteligencia estatales tienen una mina de oro en la sobreexposición voluntaria a la que empuja la web es cosa sabida. Que lo tienen incluso en los casos en que no sucumbimos totalmente a la sobreexposición es menos evidente (pero igulamente cierto); evitar este comportamiento no lo es todo. Tampoco debería sorprenderRead More…