RFID

RFID es un acrónimo inglés que se corresponde con Radio Frequency Identification Device, en español se refiere a Dispositivo de identificación con radiofrecuencias. Los chips RFID son muy baratos, lo que facilitó su extensión y utilización en todo tipo de ámbitos.

¿Cuándo surge?

La primera en desarrollar un dispositivo de este tipo, que es considerado el precedente de la actual RFID, fue la Unión Soviética, esta tecnología fue desarrollada como una vía de espionaje durante la guerra fría.

¿En qué consiste realmente?

Son microchips que emiten radiofrecuencias, funcionan sin contacto y uno de sus usos más comunes es el control de acceso a instalaciones, como edificios de oficina.

La distancia necesaria para activarlo y leerlo varía de un chip a otro, pero es previsible que al avanzar los sistemas de detección y modulación de señales esta distancia se haga cada vez mayor. Cuando están a una distancia especificada del detector (por ej. el cajero, la barra del parking, o la puerta de un edificio) ya puede ser leído. – En principio hay dos tipos de chips: Activos y pasivos. Los pasivos tienen menor alcance y no necesitan baterías ni pilas, porque para funcionar cogen energía de las radiofrecuencias que emiten los detectores de estos microchips. Los activos pueden ser leídos a varios cientos de metros, pero tienen vida limitada a la duración de la batería. Debido precisamente a esto los pasivos son los más usados y también los más peligrosos (pese a su menor alcance) pues no pueden ser desactivados. – Estos chips tienen un número de serie único (una especie de DNI ÚNICO para cada uno): Importante, No es un DNI idéntico para todos los tetrabriks de leche, sino que es un dni distinto para cada tetrabrik de leche ¡Esta diferencia es muy importante y determina que el código de barras no sea un problema pero este código que llevan los chips sí lo sea!

¿Qué aplicaciones tienen?

  • Agilizar la compra en los supermercados (no hay que sacar las cosas del carrito).
  • Rastreo de objetos: Llaves, zapatos, ropa, tetrabriks de leche, jersey, pasaportes,… tan sólo poniendo detectores rfid en cada esquina que después estén conectados a Internet. Estos detectores cuestan apenas diez euros.
  • Herramienta de márketing: Como se puede rastrear el tetrabrik de leche en todo momento se sabe cuándo lo coges, lo pasas de la nevera a la mesa, lo levantas de la mesa, lo sueltas en la mesa y más tarde lo pones en la nevera. ¡El fabricante de la leche está averiguando qué haces con la leche en tu casa!

¿Es RFID el sustituto del código de barras?

Son mucho más que eso. Cada chip RFID tiene un código identificador único. Esto hace que decir que es el sustituto del código de barras sea “mentir por omisión de información”. No es que estos chips no puedan sustituir a los códigos de barras (sí pueden), sino que al sustituir los códigos por estos chips estamos haciendo mucho más porque hacemos posible el rastreo de ese producto concreto a través primero del super, luego de la calle y finalmente en nuestra vivienda.

¿Qué tengo que temer?

El principal es que al usarlos estamos sujetos a seguimiento y vigilancia continua. Sobre todo con capacidad de auditoría posterior.

Invasión de publicidad: Estos objetos comunican en todo momento su paradero: En la nevera, fuera de la nevera, sobre la mesa, en la nevera de nuevo. De este modo los vendedores saben cómo gastas tus productos y aprenden a vendértelos de modo que no notes que es publicidad. ¿Has visto esas series horribles de televisión en donde mientras la gente habla la marca del zumo apunta a la cámara?

Potencialmente, al ir integrado en prendas que no compartimos (como zapatos o ropa interior) podrían posibilitar el seguimiento de personas.

En el blog