Inteligencia

Habitualmente conocemos como inteligencia a la capacidad obtenida para la toma de decisiones informadas, avalada por datos, y especialmente a los procesos que desembocan en la obtención de esta capacidad para la toma de decisiones avalada por datos.

La inteligencia como un todo es la forma que tenemos de aprovechar el conocimiento desarrollado y adquirido por un equipo de trabajo.

La instauración de estos procesos de inteligencia conlleva el uso de fuentes de información externas a la empresa, lo que nos lleva en ocasiones a realizar tareas de inteligencia competitiva y en otras ocasiones a los métodos de inteligencia de fuente abierta.

Así mismo, en el proceso de implantación de estos procesos se hace necesaria la definición de métricas y el análisis de los datos internos que genera la empresa. Esto ha sido tradicionalmente terreno de la inteligencia de negocio, y actualmente la tendencia hacia la empresa cuantificada no hace sino aumentar la importancia de esta dimensión.