Creatividad

La creatividad es una característica que podemos tener las personas. Una persona creativa es capaz de pensar y hacer cosas nuevas. En este sentido, es muy diferente de la innovación, que es una característica que puede aparecer en sistemas sociales complejos.

Existe en el imaginario popular el arquetipo de la persona creativa como artista, loco o desordenado, con el implícito de que ser creativo es una cuestión genética (la persona creativa «nace», y no se hace). Esta imagen no es cierta: para crear en un ámbito es necesario tener un conocimiento profundo y un marco metodológico sólido en ese ámbito.

Adicionalmente, y puesto que adquirir un conocimiento profundo y un marco metodológico sólido requiere mucho, muchísimo tiempo, solemos ser creativos en lo que nos gusta, a lo que dedicamos nuestro tiempo de buena gana.

La persona creativa necesita, por tanto, encontrar el equilibrio entre la pasión y la disciplina, los dos ingredientes básicos del proceso creativo.