Paranoia nuclear y desviación por cercanía

En los últimos días es fácil encontrar noticias sobre la conveniencia, y sobre todo sobre la no conveniencia, de la energía nuclear. Dicen que el terremoto y la posterior crisis nuclear en Japón hacen necesario reabrir el debate nuclear, reconducirlo a favor de intereses propios (me temo).

La central nuclear más famosa del mundo, Springfield, EE.UU.
[Ilustración: Vista aérea de la central nuclear más famosa del mundo, Springfield, EE.UU.]

Dicen eso y obvian lo que los anglosajones denominan proximity bias: la desviación por cercanía o tendencia a ponderar por encima de su verdadero valor la importancia o las implicaciones de un evento dado, con tal que el mismo esté lo suficientemente fresco en nuestra memoria.

Los medios de comunicación de masas (cuya vigencia y utilidad está en entredicho), ideados con una lógica industrial en la que uno dice a muchos qué pensar u opinar, tienen una desviación por exceso hacia estos sucesos: construyen sus programas, sus informativos y, en definitiva, su discurso a base de sucesos terroríficos en los que el mundo se presenta, constantemente, como un lugar mucho más peligroso de lo que es en realidad. Y el caso de la energía nuclear no es una excepción. Pero la imprimación en nuestra memoria a cargo del mensaje mediático repetido hasta la saciedad hará que parezca una excepción.

Me gustaría ver un futuro mucho más renovable donde cada uno pueda llevar su alimentador energético en el bolsillo, pero no es factible ni lo va a ser en décadas. Por eso creo que hay que defender la energía nuclear. Estábamos hablando de desviaciones de la percepción, como la que nos lleva a sufrir pánico nuclear, aunque haya un accidente nuclear importante cada 20 años y en él mueran muchas menos personas de las que mueren en un sólo año en las carreteras.

Porque ésa es la realidad: muere más gente cada año en las carreteras que las que morirán si llega a consumarse un escape radiactivo en Fukushima. Como evaluador de riesgos, el ser humano lo tiene crudo.

Doctor en Química laser especializado en desarrollo de hardware para análisis. Consultor y Project Manager. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red.

15 Comments

  1. Porque ésa es la realidad: muere más gente cada año en las carreteras que las que morirán si llega a consumarse un escape radiactivo en Fukushima. Como evaluador de riesgos, el ser humano lo tiene crudo.

    Precisamente de esto hablé yo el otro día. Yo aquí diría que el tema es que si hay que hacer un estudio de riesgo de una actividad hay que mirar la probabilidad de accidente y la probabilidad de accidente catastrófico. Y si la segunda es demasiado alta, lo prudente sería no llevar adelante el tema aunque la primera sea relativamente baja.

    • Hola Alberto,

      ése es el quid de la evaluación de riesgos: el producto de gravedad por probabilidad. ¿Cuál es la gravedad de que un asteroide kilométrico se estrelle contra la Tierra? Sería lo último que viéramos todos, pero no vale la pena destinar todos nuestros recursos a evitarlo… Es más útil tener todos nuestros recursos disponibles para solventar otro tipo de emergencias.

      ¡Un abrazo!

    • Si no nos detenemos a pensar, si no razonamos, todo lo que nos queda es la intuición. Y la intuición nos dice que «la radiación es mala». Sucede, no obstante, que la intuición se equivoca, y se equivoca muy a menudo. Y sucede que si no nos detenemos a razonar, todo lo que nos queda es ese sistema defectuoso de evaluación de peligros :)

  2. La comparación con los accidentes de coche me parece poco acertada.

    La sociedad puede asumir perfectamente los muertos en las carreteras, es un fenómeno de mediocristan, como diría Taleb. Si muere alguien en la carretera sufre su familia y poca gente más.

    Si peta una nuclear se ve afectado el suministro eléctrico de un país y es posible que una región quede inutiliza le durante milenios. La sociedad es mucho menos resiliente a esto. Además, en este caso, el accidente ha sido causado por un evento que por si solo ya ha causado suficiente daño.

    Las crisis nucleares forman parte de extremistan, por ello, nunca podemos estar seguros de su seguridad, el cisne negro está al acecho, de manera que sistemáticamente se subestima el riesgo.

    Yo creo que hay argumentos suficientes para abandonar la energía nuclear, sin paranoias del fin del mundo. Es una energía muy interesante, la hemos probado y hemos visto que es demasiado delicada. Ya está.

    Además tenemos que tener en cuenta que la nuclear necesita estados muy fuertes detrás y, precisamente, estamos en plena descomposición de la capacidad de actuar de los estados. En este contexto no parece nada prudente alimentar el tema. Que la unión soviética y Francia sean los grandes defensores de esta fuente de energía no es casualidad.

    Ya para terminar, intenta pensar en los costes y riesgos de la energía nuclear: desde las minas de uranio, que son muy contaminantes, hasta los cementerios nucleares, pensando en las escalas de tiempo involucradas. Verás que no es tan buen negocio, al contrario.

    Una sociedad nuclear es muy rígida, muy poco resiliente.

    • La nuclear centraliza y es poco resiliente. Pero no hay que rasgarse las vestiduras por la inseguridad: hay pocos accidentes y mucha, mucha de la energía que se consume (sobre todo en Europa) viene de estas centrales… Si Francia o Suiza tuvieran que mantener su gasto energético quemando petróleo tendría un balance de cuentas que los habría tumbado hace mucho. No podemos obviar eso mientras desarrollamos sistemas de producción alternativos (básicamente, renovables) que nos permitan no depender ni de petróleo ni de nucleares.

      Mientras tanto, que la sociedad pueda asumir las muertes en carretera y no las otras me habla de una tolerancia asimétrica desarrollada ante una situación bastante similar: la gente muere a montones.

      PD. El Drupal lo tengo medio arreglado, si das a responder sí verás que apareces como pqs (y sale tu gravatar), en cuanto lo arregle saldrá todo bien. Estamos trabajando para su comodidad, disculpe las molestias ;))))

      • Yo he llegado a la conclusión de que construir nuevas centrales no sale a cuenta.

        Creo que relativizas demasiado el impacto de un accidente nuclear. No se si nos podemos permitir perder durante milenos àreas de bastantes km2. En cambio, cuando alguien muere en un accidente de coche, como mucho, se cargará un coche y una farola. El impacto sobre la sociedad es muy diferente. En Japón, Fukushima y los problemas derivados (falta de electricidad por el apagón de numerosas centrales) estan dificultando mucho la ayuda a las víctimas del tsunami y también la reconstrucción del país.

  3. De hecho, me gustaría que se comparasen las cifras de accidentes y sus consecuencias (heridos, fallecimientos, etc) para todas las instalaciones industriales. Lo de Fukushima es muy grave, pero creo que otras instalaciones como refinerías y plantas químicas que manejan productos explosivos tienen un mayor impacto negativo, aunque más disperso.

    Lo llevo hablando con mucha gente en los últimos días. No somos conscientes de lo que requiere nuestro modo de vida. La gente muere en una refinería para que tengamos gasolina, o se enfrenta al peligro de la radiación para que tengamos energía eléctrica, y estoy hablando de instalaciones en el mundo desarrollado. No quiero ni pensar cuáles serán las condiciones de trabajo en una refinería en China, o en otra en cualquier lugar de África.

  4. Entiendo el centro de tu post, también creo que la labor informativa es lamentable, pero hablando de la nuclear firmo línea por línea la respuesta de Pere. La gestión de residuos además depende también de que el binomio territorio- Estado nación siga activo durante siglos…y ya en si mismo el hecho de tener que gestionarlos para siempre parece una razón para pensar en un abandono gradual de la nuclear

  5. De lo que se trata es de abierta manipulación según los grandes intereses, nada mas que eso. Por alguna razón monetaria, quieren disminuir o eliminar las centrales nucleares y de lo que se trata es de meter miedo con eso. Ademas es una tarea de siempre que los gobiernos, o los poderosos, atraves de los medios, le metan miedo constantemente a la población, miedo, y mas miedo para que el pueblo ceda a lo que los expertos dicen que hay que hacer, a lo que otros decidan por nosotros, porque nosotros, tenemos mucho miedo, y estamos acostumbrados a creer en los lideres y los expertos, de eso se trata.

Responder a Israel Cancelar respuesta