Mi relación con el MIT

Mi relación con el MIT es puramente emocional y se resume en una única frase.

Me resulta imposible admirar los avances tecnológicos conseguidos en el MIT sin recordar todas y cada una de las veces cómo la institución presionó a Aaron Swartz hasta el límite más fatal.