La vida en el desierto de una Red sin RSS

Alrededor de los siglos tercero y séptimo de nuestra era, las civilizaciones del norte de África abandonaron el uso de la rueda. Las razones aparecen claras ahora, en retrospectiva: los carros con ruedas requerían bueyes, y los camellos pueden transportar más carga, en menos tiempo, y consumiendo menos comida y agua que los bueyes. La rueda es reintroducida con el avance occidental, más de mil años después.

Oasis, lago Mandala, Libia
[Foto: no sé quién la tomó, la encontré en La Reina de Amron.]

¿Por qué el uso de la rueda es abandonado en el lugar mismo de su invención? Porque, para vivir en el desierto, el camello era una tecnología mejor que la rueda, al menos la rueda tirada con tracción animal.

En Internet, podríamos estar a punto de presenciar cómo la rueda digital cae en desuso. Y la rueda digital no es otra que el RSS: capaz de transportar más información, más fácil y más lejos, con menos consumo de datos.

Muchos dirán que no, que el RSS no muere, sino que vive en servicios muy utilizados, que funcionan internamente a base de RSS. Puede ser, pero yo intentaría ser más preciso. Multitud de servicios utilizan XML, a veces incluso con las especificaciones de RSS. RSS, sin embargo, es el acrónimo para Really Simple Sindication o Sindicación realmente sencilla. ¿Permiten estos servicios la sindicación realmente sencilla de sus canales fuera de la plataforma y con un software estándard que no necesite establecer una petición con formato específico para una API determinada?

El RSS está inventado, no es más que XML y el XML puede hacer de todo. Y no se puede des-inventar la rueda (ni el RSS). Pero se puede abandonar. Junto a los servicios masivos tipo Facebook o Twitter, que deniegan el uso fácil de feeds y obligan (en los casos en que todavía no lo han cerrado bien) a hacer auténticas peripecias, Google anunció recientemente mejoras en sus servicios de Blogspot. En enero de 2012, el blog oficial de Blogger anuncia comentarios anidados (ya era hora, Drupal los tiene desde hace una década, y WordPress desde hace un par de años). Pero no es todo, claro: en el blog oficial de Blogger anuncian también mayor control sobre los feeds de cada blog, con la opción estrella siendo la de no ofrecer ningún tipo de feed. Sin duda, el paso definitivo (arriesgado reputacionalmente, por eso tímido) en la plusificación (o facebookización, para ser más correctos) de Google.

¿Recuerdan cuando era necesario hacer definiciones, más o menos canónicas, de lo que es un blog? Un sitio con actualizaciones mostradas en orden cronológico inverso y que ofrece un canal RSS con dichas actualizaciones, los comentarios son opcionales.

Así, una tecnología libre no será abandonada del todo. Y muchos seguiremos pensando en vitaminar la gestión de los enlaces con esta tecnología tan accesible, pero el destino de la misma, como abanderada que es de una red más dispersa y libre, podría estar cada vez más alejado de un mainstream que camina a dedazos en mitad de la tabletización de la informática de uso personal y los placeres de una centralización empobrecedora que nos regala momentos Megaupload una década después de que los mismos dejaran de tener sentido.

Por supuesto, y como decíamos hace unas semanas en Cómo los hackers y sus drones nos recuerdan el camino de la libertad, para que estas cosas sucedan no hace falta más que un enjambre de personas con ganas de hacer red. Pero la pregunta es otra: ¿cuál será el primer gran medio que se desalineará abiertamente de ese futuro de hackers y libertad abandonando la tecnología que nos ha permitido hacer de la red lo que es hoy?

Parece una locura, pero debemos volver a los años en que el RSS se inventó y la polémica en torno al mismo. El RSS sólo es adoptado por los grandes medios cuando uno de ellos se decide a adoptarlo. En aquel caso fue el New York Times, corría el año 2002. En tiempos en que los periódicos sueñan con Twitters como los ISP de hace una década soñaban con terras y en que el periodismo se reivindica con falacias y excusas mientras habla de Orbyt, ¿cuál será el primero de estos medios en decir que abandona el uso de RSS para apostar por una especificación propia y cerrada, directamente encapsulada en una app?

Facebook y Twitter ofrecen pocos RSS; y a regañadientes. Blogger (Google) ahora te permite tener tu blog sin RSS. Hay quien sueña con el abandono de esta tecnología. Como con el p2p, su erradicación es imposible, de forma que el objetivo es marginalizar su uso.

Lo que no nos contarán es que presionar en esa dirección detendrá la llegada de la primavera informacional y el florecimiento de una Red mucho más rica y diversa, obligándonos a llevar el duro modo de vida del desierto sin ruedas (y esperemos que dure menos de mil años), justo cuando creíamos que la red y el software libre nos habían entregado un oasis sin límites.