Seis claves sobre las tarifas con límite de descarga

Neutralidad de la red, Manel Fontdevila

Un post breve, en el que espero no dejarme en el tintero ningún elemento de esa pequeña lista de cosas que vale la pena conocer, y que seguramente no resultarán agradables, cuando hablamos de los planes de acceso a Internet no planos, aquellos que tienen límite de descarga o en los que la factura está segmentada.

  1. Son una vieja ambición de las operadoras que sólo pudo ser aplicada en el ámbito de la telefonía móvil, donde el número de proveedores de acceso era aún más reducido, lo que limitó aún más la competencia.
  2. La mayoría de los límites de descarga son defendidos haciendo notar que sólo afectarán a un pequeño grupo de usuarios y pretendiendo que parezca que la culpa de la mala calidad del servicio corresponde a estos usuarios. Eso es falso.
  3. Un límite elevado puede no afectar a mucha gente hoy (no mañana), pero cualquier cosa que incite a la gente a pensárselo dos veces antes de ofrecer o utilizar servicios que impliquen Internet tendrá un impacto negativo sobre la innovación y, en consecuencia, es una mala idea.
  4. Significa que nadie se arriesgaría a montar una gran empresa que haga un uso intensivo de Internet, o cuya actividad pivote exclusivamente en torno a ella. No más Googles, ni Amazons, ni YouTubes, ni WordPress.com.
  5. En el futuro, nuevos servicios que podrían emerger, ¿servicios médicos a distancia¿, o crecer, ¿teleconferencia para aliviar las reuniones de grupos de trabajo dispersos en diferentes lugares?, podrían estancarse o ni siquiera ver la luz.
  6. Por último, y pese a lo que digan los proveedores de acceso, Internet seguirá creciendo en número de personas conectadas y en la cantidad de tráfico que tendrá lugar. Todo plan para afrontar ese crecimiento que pase por limitarlo, bloquearlo o intentar segmentarlo, en lugar de favorecerlo y hacer frente a ello representa una desventaja competitiva con aquellos que no se esfuercen en poner freno a su uso ni a la innovación en torno a Internet. Esta desventaja competitiva y esta falta de innovación no harán sino conseguir que las regiones bajo control de los estados que permitan esto se queden retrasadas en cuanto al uso y desarrollo de nuevas tecnologías.

Destrucción de la competencia, freno a la innovación, más poder para los que ya tienen bastante poder con el papel que tienen en la Red, aún teniendo su poder una limitada cortapisa que nos defiende a los demás: la imposibilidad para vetar conexiones, eso que llamamos neutralidad de la red. No, los planes y tarifas no planas no son una buena idea, aunque haya quien no lo entienda.

Por cierto, estoy preparando un pequeño librito sobre la neutralidad de la Red, este post nace de algunos párrafos contenidos en él. Aparecerá publicado en la Colección de la Biblioteca de las Indias, será devuelto al dominio público (no basta con decirlo, hay que llevar a cabo eso de estar a la altura) y estará listo pronto, de hecho estamos con las correcciones. Si en las últimas semanas posteé menos, se debió a que estaba más concentrado en esto. Seguiremos informando cuando el libro esté para descarga desde la Biblioteca. :)

Update (25 de noviembre)
: El librito ya se puede leer online, para info adicional tenéis la página que le he dedicado. La descarga en epub estará muy pronto.