RFID en el metro de Madrid

Ni en Navidad lo dejan a uno descansar. Y es que si hace unos días Walgreens implantaba RFID en sus expositores farmaceúticos, ahora la noticia es el metro de Madrid (Vía Xataka):

RFID es un sistema de almacenamiento y recuperación de datos remoto que usa unas etiquetas que pueden ser incorporadas a un producto o persona y que contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID. Las etiquetas pasivas no necesitan alimentación eléctrica interna, mientras que las activas sí.

El caso es que la Comunidad de Madrid ha anunciado que utilizará esta tecnología en los billetes de metro de manera que no sea necesario al usuario validar el billete. Tan solo lo compra y coge su línea, que el sistema será capaz de saber que ya ha hecho uso de su billete, así como determinar en qué punto exacto de la red se encuentra en cada preciso momento, lo que según la empresa servirá para mejorar el servicio y las infraestructuras.

Este sistema seguro que dará que hablar pues está planeado incorporarlo también a los abonos donde figuran datos como nombre y DNI del usuario.

Queda claro, ¿eh? Aguanta la pedrada, toma recorte de privacidad. Como diría la tierna protagonista de Poltergeist: “Ya están aquiiiiii….”

Otros artículos que tratan sobre RFID:
- No hace falta ser un paranoico para temer a la RFID
- Y si tu ropa interior delatara tu identidad, ¿Cómo te sentirías?

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.

One Comment

  1. Aquí en Barcelona lo van a poner también. De hecho, en el flamante tranvía ya han instalado las maquinitas lectoras de RFID.

    Lo he usado ya en Lisboa, Estambul y en Londres (allá le han dado un nombre curioso: la Oyster Card).

    Es genial que a la gente con abono de transporte se la pueda rastrear como si de un contenedor industrial se tratase. Y ojo, que incluso sin abono (para el que has de dar el DNI). Con que “recargues” tu tarjeta pagando con tarjeta de crédito, pues ya te has retratado también.

    ¿Y pa qué? ¿Para mejorar el servicio? Ja. Aquí en Barcelona el transporte público es una p.m, el metro tarda 15 minutos en pasar los sábados y domingos en pleno día (por la noche, 20-25 minutos). Esperando el autobús te puedes acabar 15 sudokus o escuchar medio disco en el emepetré. No necesitan tecnología RFID para saber que hay que reforzar líneas (y qué líneas hay que reforzar).

Comments are closed.