Proponen implantes RFID para los presos británicos

De nada sirve que los implantes de chip RFID se hayan vinculado al cáncer mediante experimentos de laboratorio, de nada que muchas personas critiquemos agriamente su extensión en la sociedad, que se lleva a cabo de forma totalmente oculta a los ojos públicos.

El gobierno británico trabaja sobre la opción de implantar microchips RFID a todos los presos (The Independent via slashdot), supuestamente para obtener el peregrino beneficio de ahorrar espacio en las cárceles. Evidentemente el motivo que dan es tan irrisorio que no es difícil imaginar que hay algo detrás de eso.

Da igual, cuando avisamos que primero fueron a por los presos de taipei, dijimos que pronto estarían aquí. Y ya sabemos que las cárceles son sitios dónde se hacen experimentos sociales. Es el problema de autorizar medidas excesivas contra presos, que pronto no se limitarán solo a los presos.

¿Qué era el Panóptico de Bentham sino una cárcel? ¿Acaso no se gobiernn mediante ese principio panóptico nuestra fábrica, nuestra oficina y hasta nuestras calles. ¿Dónde se comenzaron a instalar videocámaras sino en las cárceles para vigilar a presos peligrosos? ¿Acaso 20 años después las cámaras no se extendieron para vigilar al resto de la población?

Es el momento de recordar una vieja anotación al respecto: ¿Te sientes animal o individuo libre? La oposición a la RFID no es una opción

Los chips RFID son inseguros, muy inseguros. Los implantes RFID son una mala idea, que un país occidental los proponga para todos sus presos es una mala noticia.

*** Por cierto que como RFID ya es un nombre con muy mala fama, desde la UE le intentan cambiar el nombre a EID (Electronic Identification), para que parezca otra cosa cuando es lo mismo. El mes pasado aprobaron extenderla a muchos otros tipos de animales.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.