OLPC 3.0, ahora Tablet con Android

Me ha llamado la atención que sólo dos días después de que hablásemos por aquí de la batalla en contra del ordenador personal y la emergente tabletización de la informática personal tengamos noticia de que el OLPC, el proyecto que abrió la veda para los portátiles baratos y que ha resultado en prometedores proyectos formativos como el Ceibal, tiene una nueva versión. La versión 3.0 del OLPC es… tablet.

OLPC 3.0, ahora tablet
[Foto: OLPC XO-3, el nuevo tablet del proyecto One Laptop per Child, mostrando la estética ya habitual del XO, adaptada al tablet.

Proyectar que cada niño del mundo tenga un portátil con el que decidir si quiere programar o ser programado es loable y ambicioso. Apuntar a que por los mismos 100 dólares tengan un tablet con Android (opcionalmente se podrán configurar con Sugar, pero Android y su licencia blanda dominarán sin duda, al venir preinstalado) no es que esté mal, pero definitivamente es otra cosa y apunta a unos resultados mucho menos empoderadores, propio de los tiempos que tenemos por delante. Se acerca el invierno.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.

6 Comments

  1. Pero vaya, para empezar… ¿Android? ¿Por qué no el sugar original? ¿Por qué no linux a pelo? ¿Es que tiene que ser táctil para lograr el éxito? ¿Qué hay de la filosofía original?

      • ¡Apuntado!

        Antes había un feed RSS para cada post, pero ese plugin quedó desactualizado, podría programar una View de Drupal pero no lo he hecho aún.

        Haré ambas cosas: que se pueda recibir en el email y que se pueda coger uno el feed.

    • Sugar se mantiene como opción, pero claro… pones Android y Sugar y no hace falta ser hechicero para saber qué opción se va a instalar. Fue el problema de siempre con los arranques duales: muy pocas personas migraban de verdad a Linux pasando por arranque dual (algunos sí, eso seguro), la mayoría acaba haciendo fallback a Windows por motivos diversos (software de trabajo, videojuegos, photoshop –pirata, eso sí–). Los que migraban de verdad no tenían arranque dual, y esos ya probada la gloria rara vez usaban Windows si no era por imponderables (¡como estandarización de software en las oficinas, precisamente!)

    • ¡No está mal! Eso sí, el precio básico de este cacharro es casi el doble que el tablet, y el procesador es tipo ARM (como los de los móviles), lo cual hace posible que la batería les dure más, pero allana el camino a sistemas operativos de otro tipo :) En todo caso, está bien que sigan con ese concepto.

Comments are closed.