Malaga instala más videocámaras en el casco histórico

A final de este mes de marzo Málaga te mirará con ojos distintos. Serán ojos mecánicos y si te paseas por el centro de la ciudad podrás ver a los operarios instalándolos. Serán 17 cámaras de alta tecnología (podrán girar hasta 400º en un sólo segundo y 27 aumentos ópticos) ubicadas en varios lugares del casco antiguo que se unirán a las que ya se pueden ver habitualmente vigilando muchos cruces y que -si no me equivoco- son gestionadas por la DGT. Ví los movimientos el otro día y buscando alguna referencia digital he llegado hasta 20minutos

Los vecinos están que se se suben por las paredes: Dicen que se viola la intimidad de los viandantes y no les falta razón. Este plan, que costará a la ciudad más de 266.000 euros, quizá (solo quizá) haga del centro una zona más segura, pero eso desplazará la violencia y la delincuencia a otra zona. Ya se observó en Reino Unido que las medidas de control provocaron un aumento de la violencia doméstica -de modo que más que reducir los delitos lo que hace es desplazarlos-, no creo que la mayoría de vecinos de Málaga conozcan ese estudio, pero el sentido común no les engaña en esta ocasión. La policía guardará los vídeos durante un mes.

Desde este blog ya nos hemos expresado a menudo en contra de estos sistemas, herederos de los experimentos sociales realizados con presos en cárceles, que hace ya varias décadas son grabados las 24 horas del día, y que ahora exportan a la vida civil sin que nadie se oponga. Además, lo que hacen es coartar la libre vida de las personas, y es que está demostrado que no actuamos igual cuando sabemos que nos vigilan, de modo que esta videovigilancia contamina y perturba el modo en que nos comportamos. Quizá levemente, quizá inadvertidamente para muchos, pero lo hará. Y en todo caso, si no lo hace será debido a que se ignore su existencia, lo cual no es -en absoluto- tranquilizador. Vigilados sin saberlo, como animales insconcientes.

En último término, como leí hace algún tiempo: “La policía debe tener un control limitado en nuestras vidas; darle excesivos poderes a la policía hará de nuestras vidas algo más seguro, pero inevitablemente hará de nuestras vidas algo muchísimo más aburrido.”. Y es que en su ansia de control, de eliminar el crimen (es su labor y para eso trabajan) no sólo eliminarán el crimen, sino también todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.


(Foto: Instalación de videocámara en Málaga, por Martín Mesa para 20minutos)


*** Más sobre videovigilancia en este blog.

(Gracias [dac] por detectar mis erratas)