LibreOffice, tenía que pasar

LibreOffice

Hace algo más de un año que Oracle conmocionó al mundillo del software libre con la compra de Sun. Desde el primer día nos temimos lo peor, con especial interés en MySQL. Más de un año después la pérdida de la cultura corporativa en torno al software libre existente en Sun, diluida en la fuertemente privativa existente en Oracle era claramente visible. (Y por entonces aún no habíamos visto la demanda de Oracle a Google a cuenta de Java.)

La situación es ya insostenible. Si MariaDB apareció hace ya muchos meses como un fork de MySQL no controlado por Oracle, en menos de dos meses hemos visto nacer a Illumos, un fork de OpenSolaris (digan lo que digan) y, para hacer frente al inmovilismo de Oracle, que en más de un año no ha sacado ni un nuevo parche para OpenOffice, hoy se ha presentado LibreOffice de mano de la nueva Document Foundation, apadrinada entre otros por la FSF, OASIS, Google, Novell, Red Hat y Canonical(*).

Las cosas son así: el software libre es resiliente y el codigo GPL tiene estas cosas, es duro de matar. Y además, la palabra Open es una tibieza que nunca nos gustó, la palabra Libre es mucho más apasionante.

===
(*), Aunque no sé muy bien qué carajo ha hecho Canonical, porque la distrono está disponible en DEB, tan sólo en RPM.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.

9 Comments

  1. En ningún sitio especifican por qué han escogido la palabra española “libre” para juntarla a la inglesa “office”.

    Desde mi punto de vista sería más natural la raíz latina original, “liber”, que forma parte de palabras en muchas lenguas (el inglés entre otras: “liberty”).

    Esa pasión hispanófila no se entiende muy bien…

    • Hace ya mucho tiempo que en el mundo anglófono se usa el término Libre Software para referirse al Free Software sin ambigüedades que evitan aclaraciones repetidas hasta la saciedad (free as in free speech, free as in beer).

      ¿Por qué comenzaron a usar Libre Software y no otra forma? Porque tienen una enorme comunidad hispanohablante viviendo allí, lo que desemboca en un idioma mucho más mezclado de lo aparente. El inglés llevan muchos años impregnándose de palabras que le llegan del español, si bien esa influencia es menor que la de palabras inglesas que llegan a nuestra lengua.

      Que a partir de la costumbre de usar Libre Software el nombre escogido sea LibreOffice no me parece raro, aunque no lo expliquen en ningún sitio… no me ha parecido extraña la elección.

      • Gracias por la referencia a lo de “Libre Software”, que no conocía. Ahora va a resultar que cuando aquí decíamos “Software Libre” no estábamos tan desencaminados: sólo nos falta invertirlo para recibir las bendiciones del anglomundo ;-)

        No obstante, me sigue gustando más “LiberOffice”, que es más eufónico.

        Gracias a David por su “tip” (ya que vamos de spanglish…); por cierto, no se ha dado cuenta de lo gracioso que pinta el título de su comentario, todo en inglés con el signo de interrogación invertido al comienzo… :-DDD

    • No es nada de hispanófilo. Es de la palabra francesa “libre”, que quiere decir lo mismo que en español. Detrás de The Document Foundation hay muchos franceses, es por eso.

  2. Salud

    No deja de ser triste que estos movimientos se vuelvan «necesarios». Sun no era el mejor ejemplo de cómo hacer SL, pero poco a poco iba por el «buen camino», llega una inmensidad de billetes y todo se acaba (o comienza su acabose). También demuestra que cuando la comunidad quiere (y está apoyada por financistas poderosos -y de ahí Canonical o Google en ese conjuro supongo-) puede tirar del carro por su cuenta en productos necesarios para la misma.

    Hasta luego ;)

    PD: Pues a mí LibreOffice me gusta :D, y por el uso actual de libre en el ámbito del «Libre Software» evitando ambigüedades, tampoco me extrañó nada.

    • No, no era el mejor ejemplo de cómo hacer soft libre, pero sin duda eran un buen ejemplo: no negaban sus bondades, liberaban ciertas cosas (otras forzadas por la dura realidad, tras resistir durante años, como Java), pero en general apoyaban un modelo en el que la empresa seguía siendo una referencia de primera línea pero contribuía código al procomún…

      A mí LibreOffice me parece bonito, aunque tengas razón en que es un poco desolador que este tipo de movimientos se hagan necesarios…

Comments are closed.