Control de aeropuertos de Playmobil

¿Tienes un hijo pequeño? ¿Está creciendo con la falsa esperanza de vivir tranquila y libremente? Con el Control de aeropuerto de Playmobil podrás ayudarle a fantasear con un estado policial, ¡incluso antes de que crezca y tenga la ocasión de vivir en uno!

Por supuesto, esto va dentro de la serie de Desarrollo de tolerancia a las medidas de control. Si puedes divertirte con los controles de aeropuertos, es que no pueden hacerte daño.

Ah, sé lo que estáis pensando, pero ya os doy yo la respuesta: no es un montaje. Pasen y vean en Amazon, a dónde llegué revisando viejos posts en Science Addiction que estos días parece haber resucitado (es lo bueno de los RSS, que si no actualizan no ocupan lugar).

Esto sí que es educación para la ciudadanía. Cuando yo era pequeño los clics venían con bicicletas y barcos piratas.

Doctor en Química laser. Consultor especializado en gestión de conocimiento con software libre. Autor de los libros publicados La sociedad de control y La neutralidad de la Red. Fundador de Cartograf.

14 Comments

  1. ¡Oohhh!Yo que pensaba que lo más “duro” de los clicks era el Circo Romano.
    Se me hace un nudo en la garganta. :-(
    Ver para creer.

  2. [quote]
    Cuando yo era pequeño los clics venían con bicicletas y barcos piratas.
    [/quote]

    Y así estás, convertido en todo un “Pirata” informático y un antisistema…

    Si es que… ;o)

    • sí, y cosas peores que no os he contado, si hubiera tenido el del circo romano que comenta Chuso arriba ahora mismo estaría degollando infieles para que se los comieran los leones… por suerte tuve un barco pirata ;)

    • pobrecito el niño, que no le podía quitar los zapatos al muñequito para que el poli le enseñe “quién manda en este checkpoint!”… impagables comentarios.

  3. En fin. No comment. Muy fuerte. Pero es el mundo que nos toca vivir y los que vivan muchos años más ahí que les tocará ver mucho más. Atentandos flagrantes contra la intimidad, derechos, privacidad, etc… Lo dicho. No comment. Sin palabras que me quedo.

    • Claro, para que los polis del control de seguridad los cojan cuando les suene el oro al pasar por el arco… Se venden por separado, como Ken y Barbie. Qué horror…

Comments are closed.